A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on StumbleUpon0

Combis en Lima

Este es un off-topic que consideramos necesario a nuestros acostumbrados posts de promoción turística en Perú, y va en relación a una publicación hecha en un blog de viajes argentino en setiembre del 2011, acerca del viaje realizado por su autora en una combi limeña, fue su último contacto con el Perú antes de llegar a Buenos Aires en vuelo directo.

Desde Peruenvideos.com estamos empeñados en promocionar incansablemente los destinos turísticos peruanos que consideramos se promociona poco en los medios. Nuestro objetivo es que, de alguna manera, sirva de guía de viaje para los turistas locales o extranjeros que desean conocer más de Perú y recorrer aquellos lugares que no se destaca en los carteles publicitarios. Son destinos bellísimos que están ahí, con sus incomparables atractivos esperando ser visitados para la alegría de su gente.

Todos de un modo u otro hemos sido turistas en algún momento de nuestra vida, pues turista no solo es aquella chica rubia de lindos ojos azules y una gran mochila en la espalda. Un turista es aquella persona que se movió de su lugar de residencia habitual a otro punto geográfico por más de 24 horas, realizando pernoctación en el destino visitado. En consecuencia, si todos somos o seremos turistas, entonces merecemos buen trato a nuestro paso por las ciudades. Esta será nuestra mejor carta de recomendación y la mejor promoción turística que pueda existir, el “boca a boca”.

Un grupo de turistas posando para la foto frente a Machu Picchu - Fuente: Andina

El objetivo de hacer turismo es por el aprendizaje de nuevas formas de vida distintas a la que estamos acostumbrados, aprender de nuevas costumbres, ver con los propios ojos aquel lugar impresionante que solo se ve por una página web o por los brochures de las agencias de viajes, de probar nuevas comidas, sentir la hospitalidad que puedan tener los citadinos y su manera en que tratan al turista.

Sobre este punto deseo hacer una reflexión ya que es el tema central de este post. Por cierto, vale mencionar que actualmente nuestras autoridades en el campo de la promoción turística están batallando con campañas publicitarias para cambiar el “chip” de algunos pocos peruanos que por desconocimiento no ofrecen buen trato al visitante. Esa tarea debe seguir hasta lograr los objetivos.

Esta mañana dominguera leí una publicación de Aniko Villaba del blog viajandoporahi.com que me motivó a escribir el mío. Más por indignación de lo que le pasó en esa combi que la llevaría al Aeropuerto Jorge Chávez y que relata en su segundo párrafo.

Aniko es una bloguera de nacionalidad argentina, muy conocida en los foros de viajes cuyo estilo de vida es recorrer el mundo recopilando información fotográfica que acompaña con extensas pero riquísimas narraciones. Tan bien escritas e ilustradas que pareciera que estamos viviendo con ella cada lugar que visita convirtiendo cada una de sus experiencias enriquecedoras como la nuestra, de las buenas que por cierto son muchas, como de las malas que son las pocas a Dios gracias.

Turismo urbano en Lima PerúUstedes pueden leer su post haciendo clic aquí para que entren en mejor contexto y saquen sus propias conclusiones, pero lo que sí queda claro es que las autoridades peruanas deben dar mayor impulso a la capacitación del personal que trabaja en el transporte público de pasajeros. La selección del personal que trabaja como “cobrador de combi” debe ser más escrupulosa pues algunos parecen trabajar enfurecidos con la vida, tratan de mala manera a las personas ya sean locales o extranjeros, total, para ellos su trabajo es como un “Juego de Tetris”, donde los pasajeros son objetos que deben ocupar el espacio necesario en sus unidades para llenar la totalidad. Se enceguecen pues para ellos siempre su vehículo está vacío y siempre hay espacio donde no lo hay.

Desgraciadamente debido a nuestro modus vivendi y al escaso tiempo para los reclamos, estas formas se mantienen y no cambian formando parte del folclore y aspecto a resaltar por un tipo de turismo urbano, aquel que podría reflejar la autenticidad de las ciudades.

Aniko Villalba, es la turista que cualquier ciudad quisiera recibir pues ella a través de su visitado blog hace un tipo de promoción auténtica de experiencia vivida. Lamentablemente a ella le tocó vivir lo que muchos quizás ya están “acostumbrados”, la bajaron de una desdichada combi. Así como lo lees, la bajaron porque su mochila ocupaba mucho espacio.

Cito aquí un fragmento de su artículo…

“… tengo la mochila grande en la espalda, un bolso cruzado adelante y la campera cubriendo todo; por ende, para sacarme la mochila, primero tengo que deshacerme del resto de las cosas. “Entonces mejor se hubiera tomado un taxi”, me dice con poca simpatía. “Si estoy acá es porque no tengo plata para un taxi, señor”, le respondo (lo cual es cierto, porque me había gastado mis últimos soles en comida chifa —china-peruana– la noche anterior). Le hace una seña al conductor, el colectivo frena, el cobrador abre la puerta y me echa. Bárbaro.”

Las respuestas y actitud del cobrador seguramente le hicieron recordar el día a día si se moviliza en el transporte público de Lima. No hablo del Metropolitano donde las cosas van mejorando, me refiero a los micros y combis.

Esto lo dejo a la reflexión de las autoridades y de los ciudadanos de a pie, pues no podemos permitir que esto ocurra en el país. No es aceptable hacernos nosotros mismos el harakiri por la ignorancia.

No es admisible que a un turista se le trate mal y no hacer nada por defenderlo o defenderla de tamaño atropello, seamos solidarios y si vemos que esta persona está viajando en el transporte público es porque se gastó hasta el último cobre en el Perú, visitó lugares, comió, se hospedó, compró artesanías y un mundo de cosas que revierten en mejoras en la economía de nuestro país y su desarrollo. Es un ser humano que hace un tipo de turismo más austero que otros viajeros que pagan paquetes a las agencias pero son turistas al fin y al cabo. Se merecen todo el respeto y admiración por venir de tan lejos y elegir a nuestro país entre tantas alternativas que tienen a disposición. Eso debemos valorar y parece que algunos no se dan cuenta.

Esto lo dejamos aquí por el momento y pedimos eternas disculpas a Aniko Villalba por el mal rato que sufrió en esa combi en 2011. Nos da vergüenza ajena lo ocurrido y como peruanos hospitalarios, de buen sentido del humor y amables como somos la mayoría felizmente, te deseamos éxitos y que pronto vuelvas a nuestro país para que sigas relatando al mundo tus experiencias y el gran potencial que tiene nuestro amado Perú.

A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on StumbleUpon0