A compartir...Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest6Share on Google+2Share on StumbleUpon1

sitio arqueológico en Junín

Uno de los asentamientos humanos más representativos  de Wari es el Complejo arqueológico de Huarivilca o Warivilca, a 7 kilómetros de la ciudad de Huancayo, en el departamento de Junín, cuyo nombre proviene del quechua que significa antiguo santuario o adoratorio.

Este santuario fue ocupado por una población que existió entre los años 900 y 1200 d.C y es considerado como el lugar de origen de los wankas.

Según cronistas españoles, en este lugar existió un ídolo que representaba al dios Wamani, (dios de la tierra y de los montes), de color negro y enterrado hasta la mitad, por lo que los españoles creyeron que se trataba de un dios de las profundidades y se ordenó su destrucción en 1534.

Más tarde fue arrasado por Manco Inca en 1537, en venganza a los wankas por colaborar con los españoles.

Años después, el centro arqueológico fue descubierto por Federico Gálvez Durand, en 1935 y reconstruido por el Dr. Ramiro Matos en 1954.

Su construcción es de forma irregular tendiente al cuadrilátero y sería parte de un conjunto mucho mayor, hecho a base de piedras canteadas dispuestas en hiladas y unidas con argamasa de barro. Se puede apreciar huecos o “respiraderos” con una profundidad desconocida y que dan entrada a un subterráneo. Sus muros gruesos de hasta 1.8 metros de ancho y 5 metros de alto, servían como celdas para las víctimas del sacrificio al dios Wanka.

huarivilca cerca a Huancayo

Se hallaron cerámicas que dan evidencia de ser típicamente Huari. En su construcción se hallan dos imponentes árboles molle, que según los investigadores, se derramaba la sangre de los sacrificados sobre sus raíces.

También hay evidencias de una poza de purificación y una escalera de piedras al lado del santuario en perfecto estado de conservación, el cual lleva a un manantial donde los huancas recogían agua sagrada, llamada la fuente o pacarina, del cual se refiere el historiador español Pedro Cieza de León. Hoy en día este manantial abastece de agua a los pobladores del anexo de Huari. Según la creencia de los lugareños, aquel que bebe de estas aguas y es infiel morirá. Y se dice que para evitar el mal de aire, recomiendan coger un poco de agua en dirección de la corriente y echárselo en la nuca.

Se ha descubierto en el interior de este sitio arqueológico el cuerpo de una mujer de 20 años de edad aproximadamente, quien estaba atada a un ave rapiña en la zona conocida como las celdas. Asimismo, el arqueólogo estadounidense Steven Wirtz halló un niño de 8 años junto a huesos de probablemente una llama bebe o un perro.

Actualmente, una colección de las muestras arqueológicas de Huarivilca, donadas por el arqueólogo Felipe Gálvez Durand, se puede apreciar en el museo del colegio Santa Isabel, en la plaza del poblado de Huari.

Cómo llegar:

El sitio arqueológico está situado a 6 kilómetros al sur de la ciudad de Huancayo, en el valle del Mantaro, en el anexo de Huari del distrito de Huancán, provincia de Huancayo, a 3,150 m.s.n.m.


Ver mapa más grande

En el siguiente vídeo se muestra la gran habilidad que tuvieron los huancas en sus construcciones formando lo que ahora conocemos el santuario de Huarivilca:


(Fuente: Wikipedia, serperuano.com, peru.com, deperu.com; Vídeo: Youtube-reportajeperu)

A compartir...Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest6Share on Google+2Share on StumbleUpon1