A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on StumbleUpon0

Ayer sacamos una noticia con referencia al Instituto Geofísico del Perú, en donde mencionamos la implementación de la tecnología GPS para que ayude a predecir movimientos sísmicos, y no imaginamos siquiera que un tema relacionado a la actividad sísmica ocurriera en el lejano Japón, registrando un terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter y un tsunami con olas de hasta 10 metros en el noreste de este país, que según los medios de prensa se calcula en 88 mil los desaparecidos.

Esta tragedia nos hizo recordar a todos los peruanos el terremoto del 15 de agosto del 2007 que afectó seriamente el departamento de Ica y en especial la localidad de Pisco. En tanto en Lima, ciudad capital, también sufrió los embates de la naturaleza pero en menor proporción en aquel entonces. Todo esto ha hecho que ahora todos los peruanos, tras vivir la nefasta experiencia del 2007, seamos más proactivos y atentos a las recomendaciones de nuestras autoridades municipales y del gobierno, para actuar con prudencia y cautela en este tipo de circunstancias.

Por diversos medios de comunicación vimos a la diligente alcaldesa Susana Villarán tomando decisiones muy importantes en coordinación con los demás municipios, Defensa Civil y la Policía Nacional, para estar en señal de alerta en caso que la repercusión del tsunami nipón afecte el litoral de nuestra ciudad. Se tomaron decisiones cruciales como el cierre temporal del Circuito de Playas de la Costa Verde, además el municipio de El Callao movilizó a los vecinos de La Punta y los condujo a unas carpas muy bien acondicionadas con medicinas, alimentos y agua en distintos puntos de esa jurisdicción tales como el Coliseo Miguel Grau, el Parque Yahuar Huaca y el Club de Tiro.

Se destaca también la responsabilidad de nuestros pescadores que desde muy temprano retiraron del mar sus embarcaciones para prevenir cualquier desastre y no poner en riesgo no solo la integridad física de estos trabajadores; sino también la de sus herramientas de trabajo del día a día. Felicitaciones a todos ellos y nos dan una vez más un ejemplo de responsabilidad ante la alerta de tsunami.

A Dios gracias en toda la tensión que se vivió ayer, las costas peruanas no se vieron afectadas por el efecto colateral del tsunami nipón. Las olas que se conocieron no pasaron el metro de altura en la zona norte de Perú, mientras que en Lima fue de apenas 25 centímetros según informó la prensa local.

Lo rescatable de todo, es que los peruanos sí estamos preparados para actuar en casos de emergencia como estas. Aunque todavía falta mucho más instrucción y simulacros más frecuentes para consolidar esto. ¿Pero acaso está preparada la infraestructura de Lima y de todo el Perú?

Esta pregunta es algo que las autoridades deben tomar con mucha seriedad y hacer un seguimiento a las numerosas construcciones de edificios en la capital y de todo el país, para que cumplan los estándares de calidad y sean edificaciones resistentes a una fuerte actividad sísmica, pues recordemos que el Perú forma parte del Cinturón de Fuego del Pacífico que se caracteriza por concentrar algunas de las zonas de subducción (Deslizamiento del borde de una placa de la corteza terrestre por debajo del borde de otra) más importantes del mundo, lo que ocasiona una intensa actividad sísmica y volcánica.

Desde Peruenvideos.com mandamos un fuerte abrazo de confraternidad al pueblo japonés y a nuestros compatriotas que viven en esas tierras. Tenemos fe de que sabrán salir adelante luego de este evento de la naturaleza sin precedentes en la historia de ese país y de la humanidad.

A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on StumbleUpon0