A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+2Share on StumbleUpon1

Los negocios ahora están en Internet y los blogs son el mejor vehículo para obtenerlos

Quizás el titular de este post debería ser “La importancia de saludar y ser amable en la vida diaria”, pero claro, es algo que debería ser así para manejarlo en todos los estratos de nuestras relaciones sociales; sin embargo, situamos el tema a un lugar específico como es nuestro centro de trabajo, pues es allí donde pasamos una considerable cantidad de horas interactuando con las personas.

¿Y por qué es importante ser amable?

Pues desde mi punto de vista son gestos positivos que te engrandecen como persona y el efecto en los demás es contagioso, multiplicador, sumas mucho sobre todo para aquella persona que es esquiva u hostil en el trabajo.

Un rostro agradable sumado a un saludo de buenos días o en el momento del día que se esté dando este gesto de amabilidad, puede derrumbar malos humores de otras personas, puede bajar y hasta eliminar tensiones, el saludo amable es algo muy poderoso.

Toda persona que llega por primera vez en el día a su oficina lo primero que debe hacer a su llegada es saludar a los que les anticiparon. Dependiendo del trato que tengan podrá ser un saludo persona a persona o de forma general a los presentes, siempre con voz a suficiente “volumen” como para que no pase desapercibido el saludo. Lo peor que pueden hacer es llegar al centro de labores y empezar las coordinaciones o atender los pendientes sin saludar a nadie.

foto-trabajadores-felices

Todo profesional es merecedor de ese título no solo por los años que le costó estudiar y graduarse en la carrera que tanto le apasiona, sino por la calidad de gente que demuestra ser con su familia, con los amigos y su entorno en el trabajo y los negocios. La transparencia, la humildad, el hacerse querer es algo sumamente positivo.

Decir las palabras mágicas “por favor” y “gracias”, reconocer la atención que te brinda una persona, es algo invaluable y te conduce a la admiración de los que te rodean. Te estimarán y desearán imitar ese comportamiento. Lo digo otra vez, ser amable y cordial es contagioso, ¡lo bueno siempre vence al mal!

Cuando una persona no es amable siempre estará bajo la mirada acusadora de su entorno y estará propenso a ser afectado por aquellas personas que tratarán de demostrarle su desacuerdo por su comportamiento. De ahí que provienen los “roces” o disgustos entre compañeros de trabajo. El dar un gesto de intolerancia crea antipatías y rechazo. Sumen por favor nunca resten entre compañeros.

¿Ser amable me puede ayudar a vender más?

Gráfico acerca del Marketing por Internet

Toda empresa siempre tiene una finalidad en común, vender un producto o un servicio. Es la clave para que pueda subsistir en un mundo cada vez más competitivo. Muchas personas involucradas en el proceso de producción ya sea de manera directa o indirecta, tienen una participación específica e importante y mucho más para el área de ventas directas.

Una empresa es como una máquina de reloj donde cada engranaje cumple un rol gravitante y más aún para el área de ventas. Entonces, contestando a la pregunta que enuncia este párrafo, la respuesta es afirmativa.

Regalando un rostro agradable, una sonrisa, una mirada atenta a la persona pero nunca desafiante, expresar un saludo de bienvenida o de despedida, demostrarle que es importante para nuestra empresa es ganar puntos para que esta persona pueda comprar nuestro producto o servicio. Muy aparte es la demostración de nuestro conocimiento y orientación para la buena compra de lo que ofrecemos.

Si se es amable y cordial con un cliente, esta persona se sentirá a gusto y volverá cada vez que nos necesite.

¿Y tú qué piensas de este tema? ¿Te consideras una persona amable? ¿Alguna experiencia para contar?

A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+2Share on StumbleUpon1