A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+1Share on StumbleUpon0

La lechuga es una verdura de regiones semi templadas cultivada para fines alimentarios. Puede ser consumida cruda por ejemplo en ensaladas y se le encuentra en los mercados durante todo el año. Está compuesta de 95 gramos de agua, por lo que se recomienda para aquellas personas que están a dieta, por tener un valor calórico muy bajo y depurativo. Aporta agua y potasio, lo cual ayuda a la digestión, al correcto funcionamiento de los nervios y el movimiento muscular, mientras limpia el organismo y lo desintoxica.

Por su alto contenido en vitamina K hace que la lechuga sea beneficiosa para una buena coagulación de la sangre, siendo también favorable para el metabolismo de los huesos.

Posee magnesio, un mineral que ayuda al sistema cardiovascular ya que protege al corazón y mantiene el ritmo cardíaco al igual que la presión arterial

Es recomendable en casos de insomnio por ser un excelente sedante, también en ataques nerviosos, dolores menstruales y normaliza los estados hormonales alterados.

Las personas que sufren de diabetes pueden sacarle provecho pues ayuda a regular los niveles de azúcar, previene la adherencia de grasas malas a las paredes arteriales; combate la obesidad por sus propiedades diuréticas, el colesterol disminuye, así como los síntomas de arteriosclerosis.

De todas las vitaminas que aporta la lechuga, la vitamina C viene en cantidades mayores a 13 miligramos, por lo que contribuye a fortalecer el sistema inmunológico y previene la acumulación de radicales libres en el organismo, lo que podría derivar en una enfermedad, también previene el envejecimiento y enfermedades como el cáncer, es decir es un excelente antioxidante.

Asimismo, cuenta con 37 miligramos de calcio y esto ayuda a fortalecer nuestro sistema óseo, también tiene vitamina B9 o ácido fólico que ayuda a las embarazadas a prevenir defectos congénitos.

Para combatir enfermedades en el sistema respiratorio como asma, bronquitis, bronco espasmos los tallos son usados para este tipo de tratamiento.

Cabe señalar que la lechuga es una fuente de infección de enfermedades gastrointestinales como la fiebre tifoidea, el cólera y salmonelosis, por lo que se aconseja consumirlas bien lavadas con agua potable y desinfectadas con una solución microbicida.

Ensalada de lechugas con aderezo de limón en el siguiente vídeo:

(Fuente: wikipedia, Youtube-francisconuñez; Foto: delagranja.co; Vídeo: Youtube- Cocinaalnatural)
A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+1Share on StumbleUpon0