A compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Share on StumbleUpon

El problema de la falta de atención médica con calidad y calidez humana en la red de hospitales de EsSalud, quizás sea uno de los lastres que impiden su desarrollo completo.

Es innegable lo positivo que está haciendo el gobierno peruano en materia de infraestructura para el sector salud en el Perú, la inauguración de nuevos hospitales y policlínicos de EsSalud a nivel nacional es algo muy bueno para los más de ocho millones de asegurados adscritos a esta entidad. Sin embargo, ¿qué hacemos con modernas infraestructuras, si no existe calidad y calidez en la atención médica? Sobre ese tema nos enfocaremos en este post, debido a que ya es momento de que se haga una ‘reingeniería humana’ del personal médico, enfermeros, auxiliares y hasta de personal de seguridad de dichos centros de atención médica y se les eduque y fiscalice para que exista una verdadera atención médica con calidad y calidez.

Hay un tremendo cáncer que es común en la mayoría de los hospitales peruanos y otras entidades del Estado y es la ‘burocracia’ una terrible traba administrativa que gobierno tras gobierno se hace de la vista gorda y nunca resuelve. Lo peor del tema es que es personal pagado con el dinero del pueblo, con sus impuestos y de esta forma se mantiene a un personal parametrado, indolente ante el sufrimiento de las personas, en donde no existe un trato de calidad y donde se menoscaba a las personas en su condición de pacientes, haciéndolos sentir como un objeto o cosa.

Es necesario que ya se haga un cambio en los procesos para atender a un paciente que llega a un hospital de la red de EsSalud y que se cree un sistema fiscalizado y eficiente en donde el trato del personal de dichos nosocomios sea de comunicación verdadera, y no de oídos sordos o que se hacen de la “vista gorda” ante el sufrimiento del paciente que suplica por ayuda y no se la brindan de forma oportuna y que la urgencia no se convierta en emergencia, en donde ya es casi imposible detener desenlaces fatales. Un cambio en la interrelación humana para que las personas tengan empatía y sepan que deben atender con amabilidad y sean solícitos a brindar ayuda a los pacientes. Estamos seguros que esto se debe a la escasa o nula inversión en capacitación a todo el personal de esas instituciones en el campo de la calidad en la atención.

Y es que un centro hospitalario es como una empresa cualquiera, pues para que sea de éxito y logre sus metas, además de mantenerse competitiva en el mercado, pues es absolutamente necesario que se cuente con un excelente capital humano que labore en ella y que demuestre calidad y buen trato a sus clientes (asegurados). Que exista trabajo en equipo, de cooperación, coordinación, colaboración y el compromiso de que el asegurado debe ser lo más importante y debe atendérsele con un trato justo y de calidad humana. Cosa curiosa es que en las salas de espera de los hospitales de EsSalud, hayan colgado unos rótulos en donde se pregona sobre la calidad en la atención al paciente y en los hechos, no se cumpla.

Citemos el caso de una madre de familia que prefiere mantener el anonimato y que acompañó a su hijo adulto (diabético) a la sala de emergencias del Hospital Edgardo Rebagliati Martins – EsSalud. Según su relato, al paciente (su hijo) lo ingresó por emergencias y lo sentaron a que espere su turno. “Al interior de la sala y en todos los pasadizos existe el hacinamiento, se ven camillas a cada lado en donde debe ser pase libre para el ingreso de casos de emergencias, no hay espacio y no existe colaboración y respeto por el sufrimiento del paciente” señaló la angustiada madre.

Al interior, el paciente sigue con aumento de fiebre, retorciéndose de dolor y nadie ayuda, la madre suplica por atención y pide una camilla pues su urgencia se está convirtiendo en emergencia y las enfermeras de trato frío hacen caso omiso, el personal técnico solo mira y dice que le atiendan los de ese piso, que solo están de paso y siguen su camino, otros le dicen: ¡espere su turno!

Los minutos pasan y el paciente empieza a convulsionar y aparentemente se le ha bajado la presión, su fiebre se elevó aún más, quizás por alguna infección que tiene. La madre continúa pidiendo ayuda y nadie atina por acto de humanidad atender ese clamor. A estas alturas el paciente está en una situación de emergencia y la ayuda escasea por esa zona de Trauma Shock del Hospital Rebagliati, lo que sí campea es el trato inhumano del personal médico.

La madre sacó valor y empuja la puerta de una de las habitaciones e invade ante la sorpresa de los presentes, saca una camilla que estaba vacía – antes negada – y lo lleva a donde está su hijo que sufre de dolor intenso. Sin ayuda de nadie y sólo con las pocas energías de su hijo, la madre  logra subir el cuerpo adulto y pesado de su hijo y lo pone en la camilla.

A los pocos minutos sucede algo terrible, un paro cardíaco, y la situación huele a negligencia médica por omisión en la atención oportuna.

Recién ante esta evidencia, y los gritos desesperados de la madre que clama por ayuda, recién corren las enfermeras a ver al paciente que no le tocaba su turno. Llega un doctor y otro personal para reanimar el corazón del paciente que antes no fue atendido a tiempo. Hubo tiempo suficiente para control su inestable estado de salud y no llegue a desenlaces que hagan peligrar la propia vida. La vida de un asegurado cuyo empleador paga mes a mes a EsSalud para que ese mismo seguro le haga peligrar su vida. Falta humanidad en el trato. Lamentable.

Casos similares a este relato cuyos protagonistas son reales, son muchos los que pululan en los foros y blogs de Internet, en donde muchos pacientes solicitan que sean tratados con calidad y calidez humana. Pues todos ellos sienten, sufren y merecen un trato digno.

Tal parece que llegar a emergencias del Hospital Rebagliati es una “ruleta rusa” para aquel que tenga la desgracia de llegar por ahi. Desgraciadamente, mientras no haya un real cambio en el personal que labora en esas instancias, esto se está convirtiendo en el ‘modus vivendi’ de los angustiado pacientes y familiares.

Ojalá y los comentarios y experiencias que dejen en este post los numerosos asegurados calen en lo más profundo de las autoridades competentes y del propio presidente, para que de una vez por todas los servicios de salud del Estado, sean de calidad humana y tal como se hace con los profesores, se evalúe contantemente a este personal médico, de enfermeras y técnicos en cuanto su calidad profesional, y sobre todo, en el trato que debe tener con los pacientes. Que se invierta en personal médico con calidad humana y buen trato al paciente y no mantener a gente indolente y de trato inhumano.


Señores del gobierno, el dolor de los pacientes asegurados es de nunca acabar, el sufrir una enfermedad en nuestro bello país cuesta un turno, un tiempo de espera, unas lágrimas de familiares impotentes ante el trato inhumano e irreflexivo.

(Foto portada: picasaweb.google.com)

A compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Share on StumbleUpon
SUSCRIPCIÓN AL BOLETÍN DE PV

Logo de web de turismo en Perú, Peruenvideos.comSi le gustó este post pues no se pierda ni uno solo, suscribase a nuestro boletín ahora mismo y le enviaremos un listado de todo lo que publiquemos durante la semana. ¡Es muy fácil y lo puede hacer ahora mismo!