A compartir...Share on Facebook6Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest1Share on Google+2Share on StumbleUpon0

sitio arqueológico de Amazonas

Hace miles de años reposan en un impresionante acantilado los famosos “Sarcófagos de Karajía”, lugar donde descansan quienes alguna vez fueron los caciques en la historia de los Chachapoyas, los antepasados que hicieron grande a los pobladores de esta cultura antes de la llegada de los Incas. Este destino es uno de los atractivos arqueológicos que no debe dejar de visitar durante su viaje al departamento de Amazonas.

Existe aproximadamente 60 metros desde la cumbre del acantilado hasta las estatuas funerarias y desde allí hasta el suelo, 150 metros de caída vertical hasta el río.

Escalar semejante farallón resulta muy complicado para cualquier andinista, pues la pared está formada de roca caliza muy resistente, pero hay también grandes tramos de tierra suelta y roca podrida, ninguna de las plantas que crecen en la roca serviría para sujetar una soga.

Por lo que nace la pregunta de cómo hicieron los Chachapoyas para llegar a ese lugar y llevar consigo las estatuas o ¿quizás allí mismo lo construyeron?

Nadie puede acercarse al lugar y según los pobladores de San Miguel, cada vez que alguien intenta subir, algo sucede, por ejemplo comienza a llover. Es así que estas tumbas con forma humana nunca han sido tocadas por los ladrones de santuarios y se mantienen de manera milagrosa intactas y en la misma posición en que la dejaron hace cientos de años.

Estos sarcófagos fueron descubiertos en 1985 por el arqueólogo peruano Federico Kauffmann Doig. Originariamente se supo que las estatuas fueron ocho, pero una se cayó al abismo en el terremoto que azotó a la región Amazonas en 1928. Al caer, la escultura dejó un forado a la que estaba a su lado, lo cual ha permitido a los investigadores descubrir de qué estaban hechos estos sarcófagos. Realmente concluyeron que fueron hombres muy hábiles para construir estas cápsulas funerarias de casi 2 metros de altura, sobre todo por el breve espacio que hay entre la cornisa y el vacío.

Dentro de estos monumentos fueron colocados los cuerpos momificados de sus jefes, los nobles Chachapoyas que eran considerados hijos de los dioses y se creía firmemente que aun después de muertos seguían protegiendo a sus pueblos.

Para la construcción de estos sarcófagos se utilizó la arcilla mezclada con caña y paja brava, le dieron forma a los cuerpos, así como las cabezas chatas de prominentes quijadas, algunas de las cuales fueron coronadas con cuernos de venado o con las calaveras de sus enemigos.

Asimismo, se les revistió con una pasta blanca y sobre ella pintaron un manto de plumas de color rojo bermellón, imitando de repente al ropaje que usaban en sus tiempos los curacas Chachapoyas. Estos mantos no son iguales en todas las esculturas y tampoco los símbolos mágicos que adornan el pecho de algunos de ellos.

Llama mucho la atención las grandes quijadas que les dan fuerza especial a estas figuras y hace recordar a las cabezas de los Moais, enormes esculturas de roca que levantaron los nativos en la Isla de Pascua, en medio del Océano Pacífico.

Estas esculturas, al igual que las demás de la cultura andina, están orientadas hacia el este, con la intención de que después de la muerte disfruten del magnífico paisaje del valle y también de la salida del sol por encima de las montañas.

Detrás de las estatuas hay una cueva de regular tamaño que al parecer fue excavada al propósito, posiblemente para tener un espacio para trabajar, así como para sacar la arcilla y las pequeñas piedras con las que armaron las estructuras, con ello se ahorraron de llevar el peso de la tierra, pero tuvieron que subir las cañas, la paja brava, el agua para la mezcla, las pinturas y los cuerpos ya momificados.

Cómo llegar:

Los sarcófagos de Karajía se encuentran en el barranco de Karajía en el distrito de Luya del Departamento de Amazonas.

Comienza el recorrido por vía afirmada desde la estancia El Chillo, ubicado en la ciudad de Chachapoyas, hasta llegar a Caclic a una hora y media. Después se dirige a Luya con un tiempo de duración de 45 minutos y seguir hacia el oeste hasta llegar a Cophehán por 50 minutos, continuar al norte hasta San Miguel de Cruzpata por 50 minutos y para luego terminar haciendo una caminata de 50 minutos hasta encontrarse frente a los sarcófagos.

Este mapa te muestra la ciudad de Chachapoyas, el punto de partida:

Ver mapa más grande
Sarcófagos de Karajía en el siguiente vídeo:

(Fuente: wikipedia, documental de Alejandro Guerrero ; Foto: kuelapadventure.com, turismoi.pe, ; Vídeo: Youtube-cesar argote)

A compartir...Share on Facebook6Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest1Share on Google+2Share on StumbleUpon0