A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest2Share on Google+1Share on StumbleUpon0

Grandes potenciales turísticos se puede hallar en la sierra de Huarochirí hasta llegar a Ticlio, una ruta que se puede realizar en un solo día y que puede abarcar varios lugares como el pueblo de San Jerónimo de Surco, la catarata de Tumbapaccha, los nevados de Ticlio y Matucana.

El camino comienza desde Lima por la carretera central con rumbo al Este. En el viaje le acompañan los cerros cubiertos de vegetación y el inseparable río Rímac, pasando a la vez, por innumerables túneles.

El pueblo de San Jerónimo es el primer lugar para tomar un descanso y comenzar con la aventura. Se encuentra a 66 kilómetros desde Lima. Tras una caminata de varios minutos se llega a la zona conocida como Huanano Machay que en quechua significa “Cueva de Enanos”.

Más adelante se llega al mirador conocido como Cruz de Quisho, donde se observa una pequeña gruta que guarda en su interior una cruz de madera, la cual los viajeros saludan a su paso y hacen una oración.

Después de un desvío, el camino se vuelve angosto y a veces con rocas que obliga a sortear el abismo. Tras 40 minutos de andar desde el pueblo, el visitante puede apreciar la catarata de Tumbapacha.

Rumbo a Ticlio

Una vez que se pasa por Matucana y San Mateo, se puede ver el ferrocarril cargado de mineral y el frío ya se deja sentir. La carretera comienza a serpentear mientras se va rumbo al Este y el valle del río Rímac va ascendiendo progresivamente por la cordillera entre dos acantilados.

El camino se estrecha cada vez más con curvas cerradas y pendientes extremas, que pone a prueba a los más hábiles de los conductores y al mejor de los vehículos. Mientras, 68 túneles, 61 puentes de la vía férrea y 9 tramos serpenteantes o zigzags cruzan los abismos entre cerros pedregosos.

Esto ya es la región Puna y se puede observar abundante ichu. La carretera va ganando altura hasta que pronto se llega al kilómetro 132 en la zona de nieve que se conoce como Ticlio o el Abra de Antícona, a una altura de 4818 metros. Este es el punto más alto de la carretera LimaHuancayo.

Una vez en Ticlio se puede observar las pequeñas lagunas al pie de los inmensos nevados. Aunque, a veces la densa neblina impide la observación del paisaje. Su temperatura ambiental oscila entre los 8 y -5°C. En tanto, el aire tiene aproximadamente 50 por ciento menos de oxígeno que una localidad costera lo que trae como consecuencia que la gran mayoría de personas que pasan por este punto padezcan el mal de altura o soroche.

Al regreso, en el trayecto se encuentran dos puentes muy conocidos: el Puente Carrión y el Puente Infiernillo que se pueden visitar y donde se aprecia la ferocidad del río.

Y finalmente en Matucana, a 75 kilómetros de Lima y a 2389 metros de altitud, se observa la antigua estación ferroviaria declarada como monumento nacional. Se puede recorrer el interior de sus vagones y probar el funcionamiento de la máquina que permitía guiar la dirección de la locomotora.

Una vista al mapa de esta ruta hacia el este de Lima: (el punto principal muestra a Ticlio)


Ver mapa más grande

Ticlio en el siguiente vídeo:

(Fuente: youtube-raul cisneros, wikipedia; Foto: panoramio.com, ; Vídeo: Youtube-johannes caso)
A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest2Share on Google+1Share on StumbleUpon0