A más de 100 metros de altura, intrépidos turistas tienen la opción de permanecer en las tres cápsulas transparentes que se han instalado en el escarpado acantilado del Valle Sagrado de los Incas, en la región del Cusco.