De los muchos elementos que se conjugan a la hora de planificar todo viaje, la seguridad resulta ser el más primordial de todos ellos; un aspecto que suele estar condicionado por los denominados seguros de viajes, habitualmente confundidos con la clásica tarjeta de asistencia