Es casi una costumbre que en algún momento del año, en las casas o centros de trabajo, se realicen depuraciones de aquellas cosas que ya no se usan y que probablemente serán reemplazados por otros nuevos y así sigan mejorando sus condiciones de vida.