Hace más de tres décadas, hablar de Ancón, era hablar del balneario más exclusivo y glamoroso del país, el lugar favorito de la clase alta limeña, cuando nadie aún hablaba de Asia. El tiempo pasó y la clase pudiente se alejó hacia el sur,