Los Pantanos de Villa o Humedales de Villa, éste último nombre sería el más apropiado debido a sus características. Se trata de un verdadero santuario ecológico, un refugio de gran variedad de flora y fauna que en los último tiempo viene siendo amenazada.