A orillas del Lago Titicaca, en Puno, abre sus puertas a todo visitante un hotel ecológico al que su dueño, el empresario belga Christian Nonis lo ha llamado La Posada del Castillo o también popularmente conocido como El Castillo del Titicaca.