En medio de la franja desértica que es nuestra capital limeña, convive entre nosotros espectaculares ecosistemas que muchos de ellos se mantienen ocultos entre los cerros de los alrededores, y que el invierno se encarga de transformarlas en grandes alfombras verdes. Este es el