Lima, oct. 17 (ANDINA).- Virgin Galactic, dedicada al servicio espacial, y Viajes Rosario Flórez, especializada en viajes de lujo, buscan viajeros peruanos para realizar, a partir del próximo año, los primeros vuelos espaciales a un costo de 200 mil dólares por persona, que incluye el viaje, entrenamiento y alojamiento.

“Esta será una experiencia que durará tres días donde los viajeros podrán llegar a más de 110 kilómetros de altitud”, afirmaron las empresas.

Virgin Galactic eligió a la agencia Viajes Rosario Flórez como su representante en el Perú y la certificó como una de los Agentes Espaciales Acreditados en Latinoamérica (AEAs) para representar su producto.

Explicó que en el Perú ya se pueden hacer reservas, y según el depósito que se adelante ya sea 200 mil, 100 mil o 20 mil dólares, se otorgará la prioridad en los viajes que se realicen a partir del próximo año.

“Este precio es ínfimo, comparado con los 20 millones de las naves rusas Soyuz”, dijo la directora de Viajes, Rosario Flores.

Hasta ahora, más de 300 personas en el mundo han reservado asientos, mientras que tan sólo en América Latina compraron pasajes cuatro ciudadanos de Chile y uno de México.

Sin embargo, las empresas indicaron que sólo podrán viajar aquellos que aprueben las evaluaciones físicas y médicas en el aeropuerto espacial, las cuales incluyen, una vuelta en una centrifugadora que someterá al organismo a una gravedad seis veces superior.

La ejecutiva explicó que la estancia y entrenamiento serán en las instalaciones de Spaceport America, puerto espacial diseñado por el arquitecto inglés Norman Foster, en Nuevo México, Estados Unidos.

Desde ahí partirá el vuelo de dos horas en la nave SpaceShipTwo (SS2), creada por el ingeniero Elbert Burt Rutan, quien diseñó el primer avión espacial que alcanzó la frontera del espacio.

Cada vuelo llevará seis pasajeros y dos pilotos. La primera parte tomará alrededor de 45 minutos, en los que la nave SS2 será transportada por la nave nodriza, WhiteKnightTwo, hasta los 110 kilómetros de altura.

Después, ésta regresará a Tierra y el SS2 proseguirá en solitario para cruzar la frontera con el espacio.

Durante los momentos en que estén fuera del alcance de la gravedad terrestre (gravedad Zero), los pasajeros podrán mirar, a través de ventanillas panorámicas, cómo es la superficie de la Tierra entre cinco a siete minutos.

“La Luna y las estrellas acompañarán a que la experiencia sea inolvidable. Por último, se regresará al puerto espacial lo que tomará otros 45 minutos, aproximadamente y aterrizará planeando”, dijeron las empresas.

Florez indicó que la intención de la empresa es superar las barreras que impiden cumplir los anhelos más inalcanzables y, “en esta ocasión, de quienes imaginaron imitar los logros de los astronautas”.

Destacó que el proyecto respeta el medio ambiente, ya que se utilizará la menor cantidad de energía eléctrica y se emitirá 25 por ciento menos de CO2 que en los vuelos comerciales de los aviones.
Fuente
Agencia Andina