A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on StumbleUpon0

Con un nuevo rostro reluciente y lleno de colorido luce el Cerro San Cristóbal en el centro de la ciudad de Lima. A través del siguiente reportaje de Panamericana Televisión conoceremos el cambio que se ha dado, no sólo en las fachadas de las casas, sino en la aptitud de sus pobladores. El mismo presidente Alan García inauguró las obras de recuperación urbana de este Cerro, destacando la labor de los propios vecinos, dándole al lugar, la calidad de atractivo turístico.

Este cambio se dio con motivo del foro APEC. El gobierno a través del programa Construyendo Perú lanzó el plan de remodelación urbanística que incluyen el pintado de mas de 2,150 viviendas, el tarrajeo de diversos inmuebles, limpieza de techos, entre otros, todo esto por un monto de un millón 923 mil nuevos soles.

“Esto es solo el inicio para este atractivo y remozado cerro, hacia adelante pensamos culminar con arborización, vamos a poner verde el cerro, como hacer que el cerro no sólo tenga la cruz iluminada, sino con la tecnología tan avanzada se pueda ver desde cualquier parte de Lima”, señaló el director nacional de Construyendo Perú, David Palacios.

Detrás de este cerro hay una historia que se remonta a 1536 cuando 25 mil hombres al mando del cacique Túpac Yupanqui llegaron del Cusco con el afán de cruzar a los conquistadores de Lima, los españoles se encomendaron a San Cristóbal para que los adversarios no pudieran cruzar el río y así sucedió. Por tal motivo, Francisco Pizarro lo bautizó como el Cerro de San Cristóbal. Se colocó una cruz de madera y se edificó una capilla. Y desde el siglo XX con la creación de la primera barriada llamada Leticia, por el presidente Luis Sánchez Cerro en 1933, poco a poco los emigrantes y descendientes comenzaron a ocupar las faldas del cerro.

Empinadas escaleras advierten una larga y agotadora travesía, este cerro de la devoción y la fe, atrae a ciento de fieles anualmente a un sacrificado peregrinaje hasta llegar al pie de la cruz de 20 metros de altura. Allí muchos devotos a su alrededor le prenden velas y señalan que es bendita y hasta milagrosa. Asimismo, existe una mezcla de cultos y tradiciones, donde se puede ver que familias le rezan a la cruz con hojas de coca.

El cerro cuenta con todos sus servicios: agua, luz y cable, una pequeña ciudadela empinada donde hay de todo. Y desde abajo, los tour están a la orden del día, se le llaman El urbanito, que lo llevara a recorrer sus laderas y llegar al lugar que se puede abarcar todo Lima con una sola mirada.

Fuente
Canal: Panamericana Televisión

A compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on StumbleUpon0