La vida del unico guardabosques en Tarapoto Perú

La pasión que las personas ponen a las cosas que les gusta hacer, les puede llevar incluso a alejarse de sus familias por tiempos bastante prolongados y en lugares lejanos a su lugar de origen. Se abstraen casi completamente para solo enfocarse a sus actividades diarias. Esto es precisamente lo que le ocurre al técnico forestal Orlando Zagazeta quien desde hace 4 años dirige un refugio en Tarapoto en la zona conocida como Tamushal, cuya labor es rescatar a los animales silvestres que fueron torturados por personas de mal vivir.

El informe de interés humano fue publicado el 16 de marzo pasado en la revista Somos de El Comercio, en el que se cuenta con lujo de detalles la rutina diaria de este protector de los animales que, desde el 2009 a junio del 2012, ya liberó a cerca de 200 animales totalmente recuperados.

El proceso de recuperación consiste en curar totalmente las lesiones encontradas al momento que fueron llevados a él por los pobladores de localidades aledañas. Muchos de estos animalitos fueron capturados por personas de mal vivir solo para torturarlos, o “jugar” con ellos de manera salvaje. A pura dedicación, Zagazeta restablece a los animalitos entre loros, coaties, boas, monos entre otros.

Una vez recuperados y fuertes por la adecuada alimentación que les provee, son liberados para integrarse nuevamente a la vida silvestre.

“Mi trabajo acaba cuando el animal es independiente y puede elegir si se marcha o se queda conmigo” señala Zagazeta al periodista Gino Alva de la revista Somos.

Una Kinkajú rescatada en el refugio, hoy ya tiene una cría. (Foto Somos)

Una Kinkajú rescatada en el refugio, hoy ya tiene una cría. (Foto Somos)

Pero la historia de este protector de los animales tiene aún más detalles que le resultó incómodo contar en la entrevista con Somos. Se conmueve al recordar a su hija de 12 años a quien no ve desde marzo del 2011 debido a su sacrificada labor. Solo mostró al periodista un mensaje que le envió su niña en esa fecha: “Te prometo volver para seguir juntos. Es maravillosa tu actividad”.

La labor que desarrolla este guardaparques de 60 años está comprendida en el Proyecto Especial Huallaga Central y Bajo Mayo, adscrito al Gobierno Regional de San Martín, cuyo objetivo es repoblar de especies en un total de 150 hectáreas.

Puedes leer la historia completa descargando el archivo PDF aquí.

(Fuente: Revista Somos de El Comercio, edición del 16/03/13, págs. 26, 27, 28 y 30)