Mujer en supermercado en el Día Internacional del Consumidor

Lo interesante de Twitter y sus famosos Trending Topics (TT) es que te alertan de los temas importantes del día, tal como es el Día Internacional del Consumidor, que se celebra precisamente cada 15 de marzo en todo el mundo.

Sin ánimo de hacer una reseña de este día que bien se puede consultar en Wikipedia, quiero “pensar en voz alta” sobre el papel del consumidor hoy en día. De los efectos nocivos que pudiera traer al mundo si no existieran los consumidores, es decir, todos nosotros comprando. Al menos, tal y como está planteado nuestro sistema, así funciona esto.

El consumir es la gasolina que mueve el mundo, es el proceso en el que se sostiene la inmensa mayoría de personas alrededor del globo.

Consumir es el objetivo de toda persona miembro de la comunidad global, en tu país, todas las fábricas de productos confían en que tú consumas. Que compres aquello que no te sirve incluso, pues de eso se trata. De vender siempre cosas novedosas y mejorables, para que den pie a fabricar aquello que pueda reemplazar lo que antes ya habías comprado. Apunta esto.

Para estos efectos, se valen de la publicidad en los medios masivos tradicionales y digitales como es en la actualidad, enviándote mensajes directos, indirectos y hasta subliminales, siempre alentándote al consumo: “Compra, compra, por favor compra…” Te dicen en cada mensaje, en cada pausa de tu programa favorito, en los intermedios durante un partido de fútbol, en los rótulos de la calles, en boletos, tickets, en códigos QR y un sin número de formas donde te atrapan con su mensaje que te incite al consumo.

¿Es realidad o fantasía?… Al menos los hechos demuestran que muchas veces compramos aquello que en verdad no necesitamos, y trabajamos duro para ganar dinero y comprar lo que necesitamos para vivir, pero también aquello que no. Pero nosotros no somos los únicos que trabajamos duro; las fábricas también lo hacen para cerciorarse que siempre haya stock desde las tiendas del barrio hasta los grandes almacenes o tiendas por departamento. Todo hay para que compres, y esperan por ti.

Dos mujeres comprando ropa en el Día Internacional del Consumidor

Ganamos dinero fruto de nuestro trabajo para consumir y seguir gastando plata, y nuevamente seguimos trabajando para ganar más dinero y hacer frente al gasto que hicimos antes…Pero la plata no alcanza para seguir comprando, así que usamos las tarjetas de crédito para seguir comprando. Así de simple y así de sencillo. Pedimos prestado para comprar con dinero que ni siquiera tenemos. Es la realidad.

El consumo ocurre en todo momento, entre las cosas inevitables y necesarias para vivir, como en aquello que nos hace sentir que progresamos. Eso lo compramos con gusto, pues sabemos que es fruto de nuestro esfuerzo y nuestras familias nos felicitarán por ello. Nos darán aliento.

Pero, como ya dije antes, hay consumos que no necesitamos. La moda por ejemplo, en el caso de las chicas, ellas siempre están revisando las revistas, periódicos, programas de televisión y en Internet…Siempre checando cómo va la moda, qué pantalón está de moda, que calzado, que accesorio, qué perfume etc. Etc.

Miran la entrega del Oscar y desean el vestido que usa tal o cual actriz…Ellas compran según sus capacidades y estratos sociales, se mantienen vigentes y se diferencian lo más que pueden…Compran celulares inteligentes para estar a la moda tanto o más que los hombres.

El consumo está en todo orden de las cosas, siempre estamos comprando y metiéndole gasolina a la economía del país.

Mira este vídeo de la Universidad de Piura sobre el perfil del consumidor peruano.

En este post no pretendo aleccionar al lector de qué consumir o qué dejar de consumir, solo pongo a la reflexión la manera como siempre estamos comprando pues somos consumidores por excelencia. Cada quien es responsable qué tanto consume, y por supuesto, que vaya acorde con su real capacidad de gasto. De eso sí se trata este post.

Por eso , con todo gusto celebremos este Día Internacional del Consumidor, pues además de comprar, también tenemos derecho de ser escuchados, de ser atendidos cuando nos sentimos estafados o que el productor no nos vendió el producto o servicio con lo que ofrecía su folleto o comercial de televisión.

Atentos consumidores y hagan respetar sus derechos.

(Fuente fotográfica en portada en interiores por sky-wallpaper.com y ukonlinepayday.co.uk)