Sacerdote Manuel Rodríguez en Misa de Sanación - San Miguel, Lima, Perú

Me parece increíble el fervor religioso de mis compatriotas y sobre todo esas ganas de sentir tranquilidad, paz, una luz de esperanza para tantos problemas y angustias que cada individuo tiene por dentro…Por la mañana muy temprano y a pesar que oficialmente ya estamos en primavera, un frío intenso cubre la ciudad de Lima. Sin embargo, en la Parroquia San Miguel Arcángel ubicado en el distrito de San Miguel, un calor humano muy vivo, hace confortar a muchos creyentes que asisten todos los sábados a partir de las siete de la mañana a dicho templo, con la ilusión de encontrarse con un sacerdote que conduce la esperada Misa de Sanación, personaje que con su sola presencia irradia un halo casi celestial que inunda el coliseo de la parroquia, lugar donde se congregan para escuchar ese mensaje que le harán cambiar sus vidas.

El padre Manuel Rodríguez, es un sacerdote misionero de la orden de los Claretianos, nacido en España, vino a Perú con la misión de difundir la fe católica usando los medios de comunicación para lograr estos fines. La iniciativa surge en mayo de 1996 bajo el auspicio de laicos católicos que vieron en los medios masivos de comunicación, una herramienta formidable para transmitir a las grandes masas la evangelización de la palabra divina enmarcados en su profunda fe católica.

Y es el 16 de octubre de 1996 la fecha donde se inician las transmisiones con el permiso otorgado por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones de nuestro país, destinándole la frecuencia 19 UHF.Tele Juan 19 es el nombre de este canal que se emite en Lima y provincias también por la televisión por cable e inclusive por Internet a través de su sitio Web. La programación está destinada a toda la familia, llevándoles contenidos de índole educativos, de ayuda espiritual católica, de cultura, de música y también especiales para niños, jóvenes, esposos y adultos mayores.

Y uno de los programas emblemáticos de este canal es La Misa de Sanación del padre Manuel Rodríguez, y transmitido desde el coliseo de la parroquia. Durante la misa el religioso hace participar a los presentes y también a aquellos que lo siguen por la televisión, en cada segmento de la celebración. Ya culminada la misa habitual se inicia la de sanación, momento esperado por muchos.

En esta particular misa todos los presentes se transportan a momentos de tranquilidad espiritual y según algunos testimonios a curaciones milagrosas producto de un estado de conexión entre su fe y las palabras que transmite este sacerdote.

Es grande el contacto que el padre Manuel tiene con el público reunido y más cuando les bendice rociándoles agua bendita al inicio de la Santa Misa, luego cuando recorre las tribunas del coliseo llevando consigo al Santísimo, símbolo de la presencia de Dios en el lugar y otro punto de mayor concentración es cuando todos los participantes se agarran las cabezas de a dos y escuchan las palabras confortadoras de este religioso casi santificado por los asistentes.

Se siente mucha energía en el lugar durante la sanación, y son muchos los signos de conversión, de atenuación de dolencias y de curación en muchos casos, según lo afirman los creyentes tras ser invitados por el padre Manuel Rodríguez, a que suban al altar para que compartan su experiencia vivida.

Sin duda, el Padre Manuel Rodríguez se ha convertido con el pasar del tiempo y sus acciones en un santo en vida, pues con sus actos como ministro de Dios viene llevando consuelo y sanación a muchas personas que afirman con pruebas en mano, el cambio radical que aquejó a su salud.

Por ejemplo una de las personas que se acercó al altar aseguró que tiempo atrás los médicos le detectaron cáncer Terminal en el estómago y que tras la angustia y desesperación por el mal que le aquejaba decide acudir a este santuario, tras ser recomendado por una amistad cercana. Luego, de asistir a las misas del padre Manuel, lo médicos quedaron admirados de algo inexplicable.

Los nuevos estudios médicos arrojaban que el paciente no presentaba síntomas ni presencia de células cancerígenas y que se encontraba sano.Hechos formidables que convierten a este sacerdote en un personaje tan querido y respetado que actualmente acoge laIglesia Católica en el Perú.

A compartir!