Ya está aquí en Lima los robots más grandes del mundo, que representan la variedad de dinosaurios que existían hace millones de años en La Tierra. Desde hace un par de semanas atrás, se ha estado creando los ambientes jurásico y cretácico, mientras los robots llegaban en contenedores por barco.
Es una gran experiencia inolvidable para el visitante, pues no sólo es verlos y oírlos, sino también se puede sentir hasta su respiración,
Entre los dinosaurios están los anquilosaurios, herbívoros de 11 metros de largo, pero el que más impresiona es el tirano saurio rex, el depredador más temible y carnívoro más grande del planeta, aunque actualmente paleontólogos aseguran que ocupa el cuarto lugar por haberse hallado huesos de dinosaurios mas grande. Otro de estos animales en exposición está el alo saurio, un carnívoro que perseguía al branquilosaurio.
Y estos gigantes fueron construidos en la ciudad de México, en la fábrica de Animatronix y su propietario Edgar Martínez quien señala que “el objetivo de diseñar estos animales es de llevar cultura y educación a los niños”.
Se construyeron en base a las excavaciones que hacen los paleontólogos. Se elabora primero una escultura pequeña, mientras que en la computadora se diseña cómo se va a mover la estructura metálica; una vez que los paleontólogos dan la aprobación de la textura de la piel y de los movimientos, comienza la construcción a escala natural. Hacen el molde de fibra de vidrio que es una especie de metal parecido al chasis de los autos. Se le coloca capas de plástico, espuma sólida lo cual le da cuerpo y tela. En lugar de huesos: hierro; mangueras que hacen la vez de venas, llevan aire que le da movimiento al animal.
“Todo es programado, el sistema de movimiento nunca se repite, es aleatorio, por lo que eso da vida al animal”, señaló Martínez.
La piel, es de polímero de baja densidad y se pega. Y una vez colocado, se ponen los ojos, los cuales nunca son iguales en todos los animales.
Y un detalle mejorado con los años y sugerido en alguna oportunidad por los niños, un motor interno infla y desinfla el estómago, lo cual hace más real al animal.
De cada molde se saca 4 ejemplares y la construcción de un animal demora un año con un costo de 200 mil dólares.
Mundo Jurásico, es el nombre comercial que tiene Animatronix en el Perú. Y ya han construido 200 robots, los cuales ya han viajado a muchas ciudades incluyendo Hong Kong.
“Si un niño se espanta, le llama la atención, es que estamos haciendo un buen trabajo. El juez es muy claro”, dijo finalmente Martínez.

 

A compartir!