Multas y papeletas para peatones que no respetan las normas de tránsito

El conocido Óvalo de Miraflores, me refiero al que está al lado del Parque Kennedy conectando las avenidas Arequipa, Pardo y Larco, probablemente sea uno de los lugares más equipados con semáforos inteligentes y cámaras de seguridad vial que existan en toda la gran Lima; sin embargo, a pesar de tanta sofisticación, muchos peatones irresponsables (son la mayoría) hacen caso omiso de la luz roja y cruzan como si hicieran lo correcto o porque no tienen tiempo de esperar que cambie a luz verde pues están apurados o porque se sienten más “avispados” y no piensan quedarse a esperar como las pocas personas que sí respetan las normas de tránsito.

A mediados de agosto del 2010 se promulgó el Decreto Supremo N.º 040-2010, que modificó el Texto Único Ordenado del Reglamento Nacional de Tránsito, que incluye la imposición multas mediante papeletas al peatón infractor que incumpla las reglas de tránsito. ¿Pero qué ha ocurrido desde esa fecha? Lo mismo de siempre.

Primero, la ejecución de campañas de vigilancia para la foto y la televisión que reporta vía microondas en los noticieros de la mañana.

Se gestan operativos realizados por la Policía Nacional y las Municipalidades…Pero qué ocurre… En los pocos minutos que está la policía imponiendo papeletas u orientando a los peatones, todo parece marchar bien. Se podría decir que la ciudadanía entró en razón y respetan el adecuado tránsito peatonal por los cruceros provistos de señalética vial y las luces del semáforo.

Pero luego que se retiran los policías del operativo, todo regresa a la “normalidad”. La manada sigue cruzando las calles y avenidas sorteando o “toreando” los vehículos en marcha para estar lo más pronto del otro lado de la calle, la luz roja… Bien, gracias…. ¿Qué es eso o para qué diablos sirve?

Ahora hablamos de concientizar para respetar la luz roja desde el lado de los peatones; sin embargo, la problemática también se extiende a los choferes de los vehículos de transporte público, quienes también su subconsciente se pregunta sobre la luz roja: ¿Qué es eso o para qué diablos sirve? o quizás esto: “Mi tiempo vale más y es más importante que esperar la luz roja, además tengo que ganar pasajeros pues el “datero” me avisó que vienen dos autobuses de la competencia cerca y debo acelerar para obligar a subir a más incautos hasta repletar mi fierro… Yo como chofer avispado miro el semáforo adyacente que cambie en ámbar y voy pisando el acelerador aún sin darme la luz verde el que está en frente… Total, al fin de cuentas le quedan solo segundos para cambiar ¿no?”… Ese probablemente sea el pensamiento fugaz de miles de choferes del transporte público que se pasan la luz roja diariamente, aún frente a las narices de la Policía y las cámaras de seguridad.

Entonces, por favor, cambiemos este panorama que se ve a diario, pues si esto se observa en el Óvalo de Miraflores que está provisto de buena señalización y semáforos inteligentes… ¿Qué cosas más ocurrirá en otros distritos menos atendidos con esta tecnología y señalización?

La respuesta a esta interrogante las puedes observar en este vídeo que grabó la unidad de investigación de El Comercio.

A compartir!