De gran preocupación es el intenso friaje que están viviendo los pobladores de la selva y sierra de Perú. Las autoridades peruanas, la iglesia y la UNICEF colaboran en la ayuda.

El Perú está atravesando por una oleada de frío quizás la más severa en los últimos años de su historia climática. Departamentos cálidos como los de la selva peruana en donde las temperaturas han llegado a los 10 grados centígrados, algo totalmente inusual, hacen de esta temporada de invierno una de las más intensas que está padeciendo nuestro país. Y que está afectando con mayor fuerza a departamentos ubicados en la sierra peruana, en donde el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) registró temperaturas extremadamente bajas, llegando incluso a los 28 grados bajo cero, como es el caso del departamento de Puno.

La noticia es por demás preocupante, sobre todo para los pobladores de bajos recursos de las zonas afectadas en donde la infraestructura de sus viviendas y escasa ropa de invierno, se convierten en factores que desencadenan las enfermedades  típicas del invierno, y se ven agudizadas con el constante descenso de la temperatura, aumento de la humedad y vientos, así como la presencia de lluvias  constantes en las poblaciones más vulnerables y no preparadas para este inusitado friaje.

Es por eso que las autoridades peruanas a través del Ministerio de Salud, están tomando las medidas del caso, como las vacunaciones contra la neumonía realizada en Puno, vacunando a más de 4 mil niños menores de cinco años y que también alcanzará hacia Ayacucho, Apurímac y Huancavelica, así como en las zonas altas de Moquegua, Arequipa y Tacna, según refiere las declaraciones del ministro del sector, Óscar Ugarte al medio Perú 21.

Pero quizás esta solo es parte de la solución, pues los pobladores más pobres de esas zonas necesitan de abrigo y otras cosas para poder enfrentar el inclemente frío. En tal sentido, se puede destacar la ayuda que viene desarrollando desde la semana pasada, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Este organismo internacional viene efectuando una campaña de recaudación de fondos para comprar ropa de abrigo para los recién nacidos y estufas para los establecimientos de salud de las regiones andinas Puno y Ayacucho, y de las selváticas Loreto y Ucayali, según informó hace poco la agencia de noticias EFE.

La oleada de frío continuará por un tiempo más según predice el Senamhi y es por eso que todos debemos de ser solidarios y colaborar con prendas, frazadas, alimentos no perecibles y otros en buen estado, para que sirvan a estas personas afectadas.

En casi todas las municipalidades de los diferentes distritos de Lima, están haciendo la recolección y acopio de estos donativos. Un dato a mencionar es la ayuda social que está llevando a cabo Caritas del Perú, que es un organismo de la Iglesia Católica que está coordinando esfuerzos con América Televisión para hacer acopio de toda la ayuda posible y así llevar ayuda a las zonas que actualmente están sintiendo esta oleada de frío.

No dejemos pasar la oportunidad de poder ayudar a nuestros hermanos que sufren la oleada de frío, recuerden que según el Ministerio de Salud, las bajas temperaturas en Puno y la selva han dejado hasta el momento 250 niños muertos por neumonía. Así que, no dejemos de ayudar.

(Foto portada: flickr.com/photos/elcomercioperu)

A compartir!