La inclusión no solo es aquella palabra usada en el eslogan de campaña pre electoral del actual gobierno peruano, el término inclusión o incluir está también íntimamente ligado en el mundo empresarial. En el que los empleados se sientan verdaderamente incluidos en las organizaciones sintiéndose parte de estas para, finalmente, hacer las cosas bien hechas.

Quizás uno de los lastres que todo empresario trata de despojarse cuando conduce su negocio, es dejar de decir “mi empresa”, por decir “nuestra empresa” a sus colaboradores, como mejor se estila decir.

El incluir a estos elementos que mueven toda la maquinaria empresarial; el motivarlos constantemente; agasajarlos por su cumpleaños; delegar funciones donde se sientan cómodos; premiarlos con incentivos cuando estos lo merezcan; distribuir un porcentaje de las utilidades para que sientan que su esfuerzo vale, entre otros, dará como resultado mayor identificación del personal y, por ende, un mayor compromiso sintiéndose que son parte y sienten suya la empresa. No la empresa del dueño del negocio; sino, mi empresa.

¿Por qué algunos empleados se van por la puerta trasera en lugar de la puerta grande?

Los negocios ahora están en Internet y los blogs son el mejor vehículo para obtenerlos

Pueden existir múltiples factores que van desde la misma formación de las personas en cuanto a valores y ética, hasta considerar eso mismo, sumado a la falta de reconocimiento de la empresa frente a este elemento. Es decir, falta de inclusión.

Todo lo contrario ocurriría cuando las empresas se preocupan por su personal, tanto como lo hacen por sus clientes. Eso debe ser percibido por el empleado para que se sienta que integra una gran familia. Y esto es muy cierto, pues póngase a pensar, la mayor parte de horas en el día la dedicamos al trabajo, y si todo es llevado correctamente, no tendría por qué existir “tentaciones” de hacer las cosas mal hechas. ¿No lo crees?

Por eso, tú amigo empresario baja de una vez al llano y modifica el chip que tienes en cuanto al manejo de tu empresa, no creas que esto solo le toca a la mediana o gran empresa. La inclusión parte desde un pequeño negocio familiar o una micro empresa.

Analiza todas las posibilidades para que tus colaboradores se sientan felices de trabajar contigo y en tu negocio, busca ayuda de un asesor de negocios si es necesario.

El bien estar de tus trabajadores esa es la clave para que tu proyecto empresarial surja y no tenga límites.

A compartir!