A compartir!

Campesino pobre en la sierra de Perú.El titular de esta nota corresponde a una frase que fue “retuiteada” muchas veces tanto por las cuentas Twitter de ciudadanos peruanos como de muchas cuentas de los medios de comunicación en nuestro país. Y es que los actuales resultados electorales a boca de urna dan cuenta de la desatención que tiene las poblaciones al interior del país, que sufren el abandono y la falta de presencia del Estado peruano.

Y son numerosas las manifestaciones que han ocurrido en años anteriores e incluso en el que va en curso, en donde pobladores de localidades de provincias reclaman se les atienda sus requerimientos mínimos para tener trabajo y poder salir adelante. La falta de comunicación de los últimos gobiernos con el Perú profundo y los evidentes casos de centralismo, han hecho que hoy día el voto popular se incline a un candidato que aparentemente representaría ese cambio que esperan.

Por otro lado, el gobierno actual se jacta que sí existe dinero en las regiones, de que el Estado sí esta presente. Sin embargo, la realidad apunta a que esa riqueza no se emplea como debiera, y el pueblo se ve desalentado y huérfanos de un Estado que los proteja.

Eso precisamente es lo que estas poblaciones han visto como la oportunidad de “castigar” con su voto masivo a un gobierno centralista y decirles: “Si tú me has olvidado en todos estos años, si tú solo piensas que Perú es Lima; entonces, toma esto, que esto te sirva de lección para que despiertes y sepas que el Perú lo conformamos todos los que vivimos en esta hermosa tierra”.

Sin embargo, esas ansias de que estos sean considerados dentro de las políticas de gobierno, podrían hacerlos caer en el error en la elección o quizás en un acierto, eso no lo sabemos. Hasta el momento lo que se dice en los medios y las referencias que deja el candidato Humala, apunta a que un eventual gobierno sería de un ultra nacionalismo que haría correr las inversiones en el país que hasta el momento ha mantenido a Perú en un buen performance económico en la región. Cosa que no debería alterarse por el bien de todos los peruanos.

Pero lo que sí queda claro, es que el Estado debe de captar el gran mensaje democrático de este domingo 10 de abril. Que ya no más se puede desatender a las localidades del interior del país. Ya basta de que nuestros hermanos de la selva o la sierra y cualquier zona peruana quede desatendida; de no invadir sus tierras y zonas ricas en naturaleza para meter cemento y hacer peligrar con contaminación las reservas naturales que le pertenecen al mismo planeta, ni siquiera a nosotros como peruanos pues somos aves de paso en esta tierra.

Dios quiera que quien nos gobierne, ya sea el señor Ollanta Humala o la señora Keiko Fujimori o quizás Pedro Pablo Kuczynski, nos gobiernen pensando en la unión de los peruanos y en cumplir la palabra empeñada durante la campaña electoral. Sería tristísimo para nuestro Perú con gran visión de futuro, tan prestigiado a nivel mundial por sus avances económicos y culturales se vengan a pique por caudillos que solo viven las circunstancias oportunistas y no piensen en la vida y futuro de los peruanos.

A compartir!