No arrojar desperdicios a los animales del zoológico del Parque de las Leyendas.

Durante la visita que realizamos al Parque de las Leyendas comprobamos muy sorprendidos que a pesar de la cantidad de letreros y avisos que anuncian no arrojar desperdicios, alimentos, bebidas e incluso objetos contundentes a los ambientes y animales de este zoológico de Lima, algunos de los visitantes continúan haciendo caso omiso poniendo en peligro la vida de las distintas especies que viven hábitats especialmente acondicionados.

Foto de monito machín negro tomando gaseosa en el Parque de las Leyendas
Algunos padres de familia incluso alientan a sus hijos lanzar bebidas gaseosas u otras golosinas para ver qué sucede o propiciar, según su modo de ver, algún show que les regale el animal que están observando. Como es el caso de un monito machín negro que tomó raudamente una botella plástica de gaseosa para ingerir el líquido con suma destreza, comprobando así, que no sería la primera vez que el público estaría arrojando este tipo de productos.

Este post va dirigido a los padres de familia quienes deben incentivar a sus hijos la conservación de estos maravillosos animales que, por cierto, ya tienen una alimentación adecuada y no es necesario que les arrojen cosas para ver cómo se mueven o qué hacen. Algunas personas incluso golpean con insistencia los vidrios de algunos ambientes protegidos con este material, causando la perturbación y estrés a los animales que están descansando.

Poner atención a los letreros de precaución con los animales en el Parque de las Leyendas

Incluso en un reporte de El Comercio del 17 de marzo se informó acerca de un cocodrilo herido por impacto de una piedra arrojada por los visitantes. “La gente tiene que entender que no puede agredir a los animales. Estos cocodrilos pueden estar muchos días quietos y la gente espera que estos se muevan y les tiran piedras”, explicó al Decano de la Prensa Nacional, el médico veterinario del zoológico Federico Gutiérrez, mientras se prepara para curar la herida del animal en cautiverio.

Entre todos cuidemos a los animales del Parque de las Leyendas y demostremos nuestra cultura, además de contribuir a que las nuevas generaciones aprendan con nuestro ejemplo.

A compartir!