A compartir!

Cada tercer domingo de junio se celebra en el Perú y en casi todos los países del mundo el Día del Padre. Una fecha para ensalzar la sacrificada labor de aquel hombre que nos engendró y hace de sus días una inagotable lucha para llevar el sustento diario a sus hogares a través de su trabajo. Es en esta fecha tan significativa, Peruenvideos ofrece un mensaje fraterno y reflexivo por su día.

En circunstancias actuales, el Día del Padre no sólo sería atribuible al género masculino, pues es un hecho que en nuestra sociedad existen madres “padre”, por decirlo de algún modo, que se ven forzadas a cumplir un rol ambivalente para sacar adelante a sus hijos.

A todas ellas, las saludamos también por el Día del Padre y esperamos que su ejemplo sea un gran estímulo para sus hijos y próximas generaciones.

Pero el Día del Padre también es un día de reflexión para la previsión futura. Debemos considerar ahorrar seriamente para nuestro futuro pues los años pasan, y según los reportes de noticia, son numerosos los padres peruanos que trabajan en la informalidad y no tienen previsiones para su vejez. Eso es algo preocupante pues pasado el tiempo y sin haber “guardado pan para mayo”, el futuro de este sector de la población se torna complicado tanto para ellos como para sus hijos, quienes se verán obligados a sostenerlos.

Al margen de las obligaciones que los hijos tenemos por nuestros padres, por cuestiones de lazo familiar cuando ellos ya pertenezcan a la llamada tercera edad; si por un momento nosotros padres jóvenes llenos de energía para trabajar, no reparamos en asegurar nuestra vejez, pues entonces estaríamos actuando de forma egoísta e injusta para el futuro de nuestros hijos.

Ellos tienen derecho a formar sus propias familias y sin cargas adicionales que retrasen o hagan complicado su desarrollo. En tal sentido, hoy que estamos llenos de energía para el trabajo y a pesar de que sean informales, de ser el caso, debemos actuar con responsabilidad y pagar de forma voluntaria en algún fondo de previsión para nuestra vejez, ya sea en una entidad del Estado o del sector privado y sino ver alguna otra forma de ahorro que nos genere un respaldo económico futuro. Eso sí sería un gesto de responsabilidad para asegurar nuestra vejez y dar tranquilidad a nuestros hijos.

Ahora es cuando debemos actuar con firmeza y acostumbrarnos a ahorrar para el futuro. La cultura del ahorro es una costumbre poco arraigada a la idiosincrasia peruana que en su mayoría vive el día a día; y no repara en ahorrar por diversas circunstancias que le impiden hacerlo. Es ahí donde debe intervenir el Estado para continuar impulsando la productividad, generar inversiones para que se siga moviendo todo el aparato económico y así puedan existir excedentes en el presupuesto familiar que permitan el ahorro.

Estas son algunas reflexiones que nos deben hacer pensar como padres y jefes de familia, pues el Día del Padre no solo es un día para recibir regalos o darlos. Esta fecha sirve también para interiorizarnos y pensar en qué papel estamos cumpliendo como padres y cambiar nuestras acciones si es necesario hacerlo por el bien de nuestra familia.

A compartir!