sitio arqueológico en Huánuco

El centro arqueológico de Kotosh, ubicado cerca del río Higueras, a 4 kilómetros al oeste de Huánuco, posee uno de los templos más antiguos de América que viene a ser el templo de “Las Manos Cruzadas”

Este lugar fue descubierto por Julio C. Tello en 1935, realizando las excavaciones de la zona con una delegación de japoneses entre 1960 y 1966.

Kotosh tendría 4 mil años de antigüedad y duraría hasta 200 d.C. Consta de tres templos: el templo Blanco, el templo de las Manos Cruzadas y el templo de los Nichitos y datan del período Kotosh mito, del inicio de esta cultura. Sus construcciones son muy rústicas, de piedras, unidas a través del barro. No tallaban las rocas, pero si la revestían con barro y pulían con arcilla.

En la parte llamada Sajara Patac Kotosh es de aspecto doméstico, se han encontrado puntas, porras, hachas de piedra, charas, agujas de restos óseos de animales. Implantaron el cultivo de la yuca. Las construcciones están hechas mayormente con rocas del río de canto rodado relacionadas a través de puertas conectadas entre sí, al parecer entonces vivían agrupados, en comunidad y quien les gobernaba era un líder religioso o sacerdote. Por la forma y tamaño de estas construcciones no es que Kotosh haya sido de este tamaño, dicen que Kotosh es descendencia del Hombre de Lauricocha, que llegaron aquí como cazadores, recolectores, por eso en la parte de los cerros, hay cuevas con arte rupestre por el año 8 mil a.C.

Alrededor de los templos era la parte doméstica, aún hay zonas por excavar, se ha hecho muy poco trabajo al respecto.

El templo Blanco

El templo Blanco lleva ese nombre porque en sus paredes tenían un revestimiento, el japonés quizás lo vio blanco y por eso le puso ese nombre, sus nichos estaban torcidos porque eso es más antiguo que el templo de las manos cruzadas. Todo ese lugar era un entierro, hacían sus construcciones sobre otras construcciones, por eso se llamó Kotosh que significa “montón de piedras”, en quechua.

La rotonda del centro arqueológico de Kotosh que vendría a ser el centro de magnetismo, es decir la concentración de energía, quizás de otro tipo. Al pararse en el medio y hablar da la sensación de hacerlo en un lugar cerrado y tapado, se siente como si hablara hacia adentro, se dice que este efecto lo hace la tierra y los rayos solares que hacen conexión.

Templo de las Manos Cruzadas

El templo de las Manos Cruzada es considerado uno de los templos más antiguos de América. Se han encontrado dos pares de manos cruzadas una representación dicen que es del hombre y la otra de la mujer. El del hombre es más grueso en sus manos y brazos y la derecha está sobre la izquierda, en cambio el de la mujer es más delgada y la izquierda está sobre la derecha. Según arqueólogos esto es dualidad, dos cosas diferentes y al final un complemento, así como el día y la noche, el sol y la luna, el hombre y la mujer. Las que se observan en este lugar son réplicas, porque las verdaderas están en el museo de antropología e historia en Pueblo Libre, en Lima, aunque solo un par, el de la mujer; el otro, dicen que se ha deteriorado, se ha perdido.

En la parte central del piso de este templo hay un pequeño hoyo donde ardía el fuego a través de dos ductos subterráneos de oxigenación o ventilación, con esto viene a ser comparado con Caral, dícese del Fuego Sagrado, que también tenían lo mismo, aunque sus templos eran circulares, en cambio en Kotosh son cuadrantes. Aquí ingresaban para la ceremonia solo los líderes religiosos, más no el pueblo, pues es muy pequeño, de apenas 9.30 cm x 9.50 cm.

Kotosh, una puerta Dimensional, en el siguiente vídeo:


(Fuente: wikipedia, Congreso del Perú; Foto: lasmanoscruzadas.blogspot.com, turismoi.pe; Vídeo: Youtube- luisuntiveros)