cuarto de rescate en Cajamarca
En el centro histórico de la ciudad de Cajamarca se encuentra la única huella notable que subsiste del Imperio inca, El Cuarto de Rescate, una de las atracciones turísticas más importantes de esta parte del Perú.

Según Wikipedia, aproximadamente desde 2004, 60 mil turistas visitan esta sala que está ubicada a sólo 50 metros de la plaza de armas de Cajamarca, lugar donde los españoles capturaron al Inca Atahualpa.

De su construcción original solo quedan las cuatro paredes, pues el techo es una construcción más moderna. Al observar una de sus paredes, una marca roja horizontal señala el punto hasta el lugar donde se supone el Inca alzó la mano para llenar ese cuarto con oro a cambio de su libertad ante los españoles.

En el año 2008, se determinó tras algunos estudios arqueológicos, que existen deterioros, lo cual pone en riesgo su infraestructura de piedra volcánica.

La captura, rescate y muerte del último Inca

Francisco Pizarro al mando de los españoles llegó en 1532 comenzando con la conquista del Imperio de los Incas. Fue el 15 de noviembre de ese año que Pizarro citó al inca Atahualpa en Cajamarca.

Todos los españoles se escondieron en los edificios incas esperando ansiosos su llegada, quien lo hizo con un desfile de 30 mil hombres. El ateprimero que dio la cara fue el fraile Vicente Valverde, quien con ayuda del intérprete Felipillo, se le ordenó que aceptara el cristianismo como la verdadera religión y someterse a la autoridad del rey Carlos I de España y al Papa Clemente VII.

Seguidamente le entregó como regalo un misario y un anillo. Atahualpa lo vio carente de significado y lo tiró al suelo.

Inmediatamente después los españoles rompieron el silencio y dispararon su artillería matando a 20 mil soldados incas. Los súbditos que cargaban el anda del Inca también fueron matados sin piedad y rápidamente eran reemplazados. Por ello, uno de los conquistadores intentó matar al Inca, pero Pizarro lo detuvo ordenando que nadie lo tocase.

Atahualpa fue arrestado y éste en prisión ofreció por su libertad llenar la habitación dos veces de plata y una de oro hasta donde alcanzara su mano. Los españoles aceptaron y después de cumplido todo, los españoles lo sentenciaron a muerte por idolatría, fratricidio, poligamia, incesto y lo acusaron de ocultar un tesoro.

Pero antes se le concedieron las opciones de ser bautizado como cristiano y después ser ahorcado o ser quemado vivo. Fue bautizado con el nombre de Francisco y ejecutado el 26 de julio de 1533.

El tesoro inca en manos de los españoles

Pizarro ordenó fundir el tesoro que se recaudó por Atahualpa, obteniendo el valor español de 1.326.539 pesos de oro.

Según el texto “El Perú en los tiempos modernos” señala que tras el pago al fundidor español, la Corona española recibió 262.259 pesos de oro de alta pureza. La fundición fue hecha por metalistas indígenas según su método. “Comúnmente se fundían cada día cincuenta o sesenta mil pesos. Esta fundición fue hecha por los indios, que hay entre ellos plateros y fundidores, que fundían con nuevas forjas”, se precisa en el texto. En cuanto a la plata fundida se valoró en un total de 51.010 marcos, donde a la Corona le tocó 10.121 marcos.

¿Cuánto de valor se llevaron los españoles?

Extraoficialmente, según indica wikipedia, el rescate pagado por el inca Atahualpa sería el más grande en la historia de la humanidad. De acuerdo a los valores en los inicios del siglo XXI, el tesoro que se llevaron los españoles tendría un cálculo que asciende a 647 mil millones de dólares.

Cómo llegar:


Ver mapa más grande

El Cuarto de Rescate en el siguiente vídeo:

(Fuente: wikipedia; Foto:hostalplazacajamarca.blogspot.com, wiki.sumaqperu.com, noticiascajamarca.blogspot.com; Vídeo: Youtube-gersondiaz1000)