El monumento arquitectónico la Gran Muralla que fue levantada en el margen del río Rímac, en Lima, es apreciada por miles de visitantes que llegan al parque del mismo nombre en busca de sano esparcimiento en familia.

Esta Muralla la encuentran pasando el Convento de San Francisco y es de tipo adobada construida por el Virrey Duque de la Plata en 1687, y que ha cumplido la misión de completar la fortificación militar de la ciudad de Lima, además sirvió de muro de contención del gran terraplén superior y fue estructura de defensa contra las arremetidas del río.

Según la leyenda que se encuentra al pie de este monumento histórico señala que la fosa abierta delante de la muralla está hecha con piedra de cerro asentada con argamarra de arena y cal y tiene una altura de 7 metros. Asimismo, tiene una inclinación en el frente calculándose un ancho en su base inferior de 2,8 metros y ancho de cabecera de 0,85 metros.

Otro tramo de murallas se puede apreciar en el lugar con diferentes características constructivas, revestidas con ladrillo a las que se les llamó “Camisa de la Muralla” y las cuales mantienen la misma inclinación de la Muralla de piedra, pero son de menor altura.

Cabe señalar que sobre los muros de estas murallas se realizaron edificaciones como edificios religiosos, tal es el ejemplo de la Iglesia de los Desamparados.

Diversiones en el Parque
La visita a la Gran Muralla es gratuita y además de conocer más de esta parte de nuestra historia, podrá disfrutar de paseos, un museo, juegos para niños, pasear en bicicleta pues el lugar cuenta con una ciclo vía donde usted podrá alquilar la bicicleta a 2 soles la media hora y de hacer un buen ejercicio bajo el sol.

No podía faltar los restaurantes, heladerías y un tren que lo paseará por todo el lugar si es que no desea caminar mucho. Un lugar recomendable tanto culturalmente como de entretenimiento y que no debe dejar de visitar.

(Fuente: leyenda de la Gran Muralla; Video: Youtube-divernia)