Al igual que muchas frutas, la pera es rica en vitaminas B, C y E, es dulce, fresca y contribuye a mantener un sistema digestivo sano por su fibra tanto soluble como insoluble y favorece a la eliminación del colesterol alto. Las peras bien maduras resultan eficaces en caso de diarrea y otras molestias digestivas.

Posee gran cantidad de hierro, yodo, potasio, pectina y calcio por lo que ayuda a depurar el organismo y por su gran contenido de agua es recomendada para las personas que desean adelgazar ya que ayuda a eliminar las toxinas.

En las peras podemos encontrar la vitamina C, y es que al igual que la manzana es un buen antioxidante de las células, que hará que la piel luzca joven y los tejidos de los órganos estén más saludables, previniendo de esta manera cualquier tipo de enfermedad, en especial el cáncer.

Asimismo, previene la presión sanguínea alta, enfermedades de colon, derrames cerebrales, resultan de gran utilidad para la diabetes y refuerza el sistema inmunológico.

También es antiácida, antiinflamatoria, diurética, baja la fiebre. Retiene el calcio en el organismo por su alto contenido en boro, previene afecciones vinculadas a la falta de calcio, como la osteoporosis y contiene ácido fólico, por lo que es un buen alimento para las mujeres embarazadas.

Se aconseja que está fruta debe masticarse bien para que su digestión sea óptima, en especial las personas de avanzada edad deben comer esta fruta muy a menudo pues contribuye a descalcificar las arterias, llevando el calcio a los huesos, entre otros beneficios que ya se mencionaron.

Las personas que sufren de anemia por falta de vitaminas deben comer pera, así como las personas que sufren de Bocio por falta de yodo.

Algo muy importante: la mejor forma de consumir la pera para que sea más efectivo en la enfermedad que le aqueja es de manera natural, sin ningún tipo de cocimiento.

Peras al caramelo en el siguiente vídeo:

(Fuente: alimentacion-sana.com.ar; Foto: otoswiki.net; Vídeo: Youtube-DeUvasAPeras)