Bosque de Piedras de Huayllay

Visitar el Bosque de Piedras de Huayllay es dejar correr la imaginación hasta el punto de lograr ver el movimiento de las piedras. ¿Lo puedes creer?. En este lugar hay más de 4.000 formaciones rocosas, entre farallones y miradores naturales que hacen de este bosque un atractivo turístico verdaderamente impresionante como los gigantescos perfiles humanos similares a un caminante o pensador; así también figuras que parecen animales, como la tortuga, la alpaca, el cóndor y el elefante. ¡Es alucinante!

En el 2009 el Bosque de Piedras de Huayllay se convirtió en la Maravilla Natural del Perú, majestuosidad que se sitúa en el distrito del mismo nombre, en el departamento de Pasco a una altura de 4,200 m.s.n.m.

Está protegido por el establecimiento del Santuario Nacional de Huayllay. Asimismo es considerado el “Bosque geológico mas grande y alto del mundo“.

>>> Recomendamos leer: Complejo arqueológico Huarautambo en Pasco

Una visita al bosque de piedras, talladas por el viento, el rayo y la lluvia durante millones de años, es obligatoria para absorber la energía que irradia la magnificencia de este lugar comparado con el Bosque de Shilin de la República Popular de China y al Jardín de los Dioses en Estados Unidos, desde las primeras décadas del siglo pasado, según estudiosos de la revista National Geographic.

La leyenda del Bosque de Piedras de Huayllay

Cuenta la leyenda que una huayeyna tenía 2 hijos pastores que a diario salían a trabajar. Cierto día desaparecieron. La madre muy preocupada fue a buscarlos al bosque, preguntó al cóndor quien respondió que no los había visto, preguntaron a las monjas quienes dijeron que habían observado pasar, no sabían que rumbo tomar, preguntó a la alpaca y le dijo que la laguna Japurin se lo había comido.

Desesperadamente fue a aquella laguna y gritó a los cuatro vientos: ¡dónde están mis hijos! ¿acaso te los has comido?.

La laguna respondió: “los he castigado porque me tiraban piedras e inquietaban mis aguas”. Devuélvemelos, se impuso la madre. La laguna le pidió su alma a cambio de sus hijos.

Bosque de Piedras de Huayllay, santuario nacional, Pasco, turismo - noticiasAnte tal petición la progenitora entregó su alma por amor, pero esta laguna le engañó y la convirtió en roca. Desde entonces al frente de capulí se encuentra una piedra en forma de mujer.

En miles y miles de años, la laguna logró engañar al oso, al caracol, a la cobra, al elefante, a la iguana, a todos los seres que hoy encontramos en el Santuario Nacional de Huayllay.

Según testimonios de las personas que entran al bosque de piedras, este lugar no tiene una salida establecida ya que es un lugar que tiene sólo una entrada y adentro es un laberinto de piedras. Por esa razón está prohibido el ingreso por cuenta propia y solo debe realizarse bajo la supervisión de un guía calificado.

Cómo llegar:

  • A. Mediante la Carretera Central con el siguiente recorrido: Lima – La Oroya – Junin – Carhuamayo – Villa Pasco – Canchacucho – Bosque de Piedras de Huayllay. La distancia por esta via es de 312 Km.
  • B. A traves de la Carretera por el norte de la Capital, haciendo el siguiente recorrido: Lima – Canta – La Viuda – Huayllay – Canchacucho – Bosque de Piedras de Huayllay. Por esta ruta la distancia es de 227 Km.
  • C. Por via aerea, mediante la Aeropuerto de Vicco (Distrito vecino a Huayllay) que se ubica a 15 Km. del Bosque.

Santuario Nacional de Huayllay en el siguiente vídeo:

(Fuente: Wikipedoa, viajeros.com, condesan.org; Foto: haciendalaflorida.com, wiki.sumaqperu.com, peruviaje.com, sobre-peru.com; Vídeo: Youtube-konvideoful)

¿Te animas a viajar a Pasco para visitar este sensacional bosque de piedras? ¿Conoces otro lugar similar a este? Deja tu comentario.

A compartir!