Plaza del Barrio de San Blas

El Barrio de San Blas es el lugar más característico del centro histórico del Cusco, donde muchos turistas llegan para disfrutar de su particular encanto. Un barrio que se convirtió por antonomasia de los artesanos cusqueños, herreros, zapateros, sastres y hojalateros.

Antiguamente este barrio recibía el nombre de Toccocachi que significa “Cueva de Sal”, cuyos pobladores se dedicaban a la agricultura y artesanía. Se ha caracterizado por la abundancia de agua que aflora de los manantiales, un excelente microclima y por tener una estratégica ubicación. Desde su elevado terreno se puede observar todo el valle del Cusco.

Su nombre actual de San Blas se debe a un obispo que se consagró a la iglesia desde muy joven, de familia acaudalada de Turquía, que curaba a personas y animales de manera milagrosa y que murió decapitado durante la persecución de los romanos contra los cristianos en el año 316.

Calle del barrio de San Blas en CuscoLa parroquia de San Blas era considerada la mas importante de la ciudad y estaba ubicada en el camino real hacia el Antisuyo. Su púlpito tallado a fines del siglo XVII es considerado la obra más excelsa que han realizado los maestros tallistas del Perú Virreinal, aunque se desconoce el nombre del autor, la obra se ha atribuido a diversos artistas. Además posee en sus muros una invalorable riqueza en su pintura y escultura con valiosos retablos.

Las viviendas fueron construidas de adobe y realzadas con portales de piedra y también con balcones y ventanas con una particular decoración, de patios pequeños y rodeados de galerías, con abundantes árboles frutales gracias al benigno clima que no hay en otra parte de la ciudad. Por su caprichosa topografía, las viviendas han tenido que ser acomodadas a las estrechas callejas o cuestas sinuosas y ninguna calle se parece a la otra.

Desde su calle Tangapata, la más larga de todo el barrio y que formaba parte del camino al Antisuyo, se exhibe restos de andenes trabajados con grandes bloques de piedras visibles, un orgullo de su estirpe incaica.

viviendas del barrio san blas en cuscoLa mayoría de las calles de San Blas están en quechua y si el visitante es meticuloso, observará que la calle llamada Siete Angelitos existen unas tejas del alero de una casa donde lleva las imágenes de seres celestiales. En tanto, en Siete Diablitos la calle se va estrechando poco a poco invitando a una pareja a un sutil abrazo.

Estas graderías que existían en la cuesta de San Blas fueron eliminadas a inicios del siglo XX, reemplazándolas por veredas laterales sobre las pistas, además de eliminar las acequias de Tambapata.

De Chiwampata y Canchipata provienen gran cantidad de imagineros sambleños que modelan imágenes sagradas y fabrican juguetes con imágenes de los santos, los cuales se exhiben en la fiesta del Corpus Christi, mismos juguetes que se vendían en la tradicional feria navideña denominada Santurantikuy o compra de santos realizada el 24 de diciembre de cada año.

plaza principal en barrio san blas en cuscoOtra de sus costumbres eran las famosas picanterías donde los artesanos con un pago de 5 centavos ingresaban para consumir un plato de pellejo de chancho con habas y papas, además de su vaso con chicha e ingresaban a las 3 de la tarde a tantas picanterías pudieran hasta quedar satisfechos. Más tarde ingresaban al llamado teterias para tomar el famoso té piteado que era té con pisco mientras conversaban y cantaban.

Eran numerosas las teterías en San Blas y hoy en día han sido reemplazadas por las tiendas de souvenirs para la gran cantidad de turistas que llegan al barrio.

También en este lugar acostumbran a realizar una de las representaciones más duraderas como son la de los Reyes Magos, pues se escenifica desde 1915 sin interrupción y una de las pocas autos sacramentales que perdura en nuestro país.

Actualmente, las calles y plazuelas del barrio se ven remodeladas gracias a la Municipalidad del Cusco, además de una fuente que se puede observar en la plaza principal.

(Fuente y foto: guamanpoma.org; Vídeo: Youtube-farhad4art)

A compartir!